Información Sexológica

LAS VEINTE PREGUNTAS Y RESPUESTAS CLAVES ACERCA DE LA MASTURBACIÓN

3.- Masturbarse ¿Es bueno o es malo? ¿Conlleva algún peligro?

La masturbación en tanto forma autónoma e individual de gozar del placer sexual derivado de las caricias y estimulación del propio cuerpo, no es algo bueno ni es algo malo. Es tan sólo eso, una posibilidad. Y, en el mejor de los casos, una opción personal de disfrute y satisfacción autoerótica.

Durante demasiado tiempo hemos padecido una represión cultural de la masturbación (y de la sexualidad en general) basada y justificada en un listado interminable de daños físicos y problemas psicológicos que la práctica de la misma podía acarrear: podía producir ceguera, sordera, infertilidad, impotencia, eyaculación precoz, imbecilidad y retraso intelectual, cansancio, granos, agotamiento físico, ojeras, pene pequeño, adicción, obsesión, reclusión en uno mismo, carácter antisocial, deformaciones de los órganos genitales e infecciones varias en los mismos, enanismo, locura, inmadurez...y un largo etcétera.

Es hora de decir bien claro que la masturbación no conlleva ningún tipo de peligro o daño para las personas que la realizan, ni a un nivel físico o somático ni a un nivel psicológico. No existe ninguna causa o argumento con una base objetiva que pueda justificar este listado de males asociaciado a la conducta autoerótica. Más bien, parece que estos mensajes represivos de la masturbación intentan o tienen el objetivo de asustar a la población desde una intencionalidad moral y de control de las personas, las más de las veces desde una posición religiosa de carácter integrista que pretende negar la sexualidad humana como una posibilidad de placer, de disfrute y de bienestar corporal. Durante mucho tiempo el placer sexual y la afirmación del cuerpo como valores importantes y constitutivos de la persona han sido temidos y censurados por esta causa.

De la misma manera que afirmo que la masturbación no es algo "malo" en este sentido, también tengo que plantear claramente que tampoco la masturbación es algo que debamos calificar como algo "bueno". Bueno y malo son dos conceptos que se mueven en un contínuo de tipo moral y, por tanto, son dos conceptos resbalosos e ideológicos aplicados al campo de la sexualidad.

En respuesta a la tremenda represión sexual vivida en el Estado Español hasta hace bien pocos años, muchas personas han reaccionado de forma reivindicativa y combativa con actitudes de signo contrario, calificando de bueno y deseable lo que, hasta entonces, estaba censurado como algo malo e indeseado. Si se defiende la masturbación como algo "bueno" estamos cayendo en la trampa de convertir de nuevo a la sexualidad humana en algo mítico y podemos volver a producir confusión, malestar y sufrimiento allí donde pretendíamos desterrarlo. Poniendo un ejemplo real: si un chico o una chica que no se masturban escuchan que la masturbación es algo "bueno" y deseable, y que, en consecuencia lógica, todo el mundo debería practicarlo y resulta que el o ella no lo practican, pues sencillamente les estamos creando un problema en su sexualidad donde no existe ningún problema.

Si, por el contrario, planteamos que la masturbación es una opción personal y una posibilidad de disfrutar del propio cuerpo y que hay personas que lo descubren antes y otras que lo descubren después e incluso que hay personas que no se masturban pero que pueden disfrutar de su sexualidad a través del juego erótico con otra u otras personas, estamos desangustiando y abriendo campos de información y de integración de las múltiples realidades individuales que conforman las sexualidades de cada persona.

Por tanto, masturbarse no es bueno ni malo. No caigamos en el error de construir una nueva mitología sexual, de aparente caracter progresista, que vuelva a atenazar y problematizar la vivencia sexual de las personas.

Volver ...